Ciudadanía


Se distingue entre ciudadanos romanos y no ciudadanos, a la vez, lo no ciudadanos se dividían en peregrinos o extranjeros y latinos. El derecho romano en principio, no tiene carácter territorial sino personal, se aplica solo a los ciudadanos romanos y sólo a ellos pertenecen la plenitud de los derechos tanto en el ámbito público como en el privado, el derecho romano se reserva a lo ciudadanos romanos. La capacidad jurídica plena estaba condicionada, entre otros factores, a que el individuo fuese ciudadano romano. Los ciudadanos romanos vivían según su derecho nacional lo mismo si residían en Roma, que en los municipios itálicos o provinciales o esparcidas por las provincias.

Los no ciudadanos se encontraban en una situación de inferioridad. Durante la primera época esta distinción revestía gran importancia puesto que la ciudadanía estaba muy restringida, pero posteriormente fue concediéndose con más facilidad porque las condiciones políticas y económicas exigieron la existencia de mayor número de ciudadanos.

Derechos que conlleva la ciudadanía Romana


Plena Capacidad


El ciudadano romano se regía por el ius quiritarium y ello determinaba que en las relaciones jurídicas romanas se aplicara dicho derecho. Para el estudio de los derechos que conlleva la ciudadanía los agruparemos en Ius Publicum y Ius Privatum.


Adquisición de la Ciudadanía Romana



Se sigue el sistema de ius sanguinis, es la nacionalidad de los padres la que confería la ciudadanía. En todo caso, se debe precisar si existía iusta nupcia.

- Si exitia iusta nupcia, eran ciudadanos los hijos de padre ciudadano concebidos en iusta nupcia.

- Fuera de iusta nupcia, los hijos seguían la condición jurídica de la madre al
Momento del parto.

Se aplica el principio de que los hijos legítimos siguen la condición del padre al momento de la concepción, y los ilegítimos la de la madre al momento del nacimiento.


Hechos posteriores al nascimiento



  1. Por manumisión solemne: Se adquiría la ciudadanía romana, pero sin plenitud de derechos pues se quedaba en condición de liberto. En caso de omisión la los requisitos de la ley Aleia Sentia, la condición del manumitido era la de latino. Las manumisiones no solemnes no concedían la ciudadanía romana.
  2. Por Ley: Existieron algunas leyes de carácter general que la otorgaron a ciertos conjuntos de personas. Destacaremos:
  • A todos los que se fueren a vivir a Roma (quedó sin efecto a fines de la República)


  • A los que habían desempeñado ciertas magistraturas menores o formar parte de la curia en sus ciudades.


  • A aquellos que habían prestado servicios importantes para Roma.


  • Al latino juniano que contrae matrimonio con una ciudadana romana y tienen un hijo con ella, cuando la criatura cumple un año de vida.


  • Al latino que tuviera un patrimonio determinado y que edificara una casa en Roma, invirtiendo la mitad de su patrimonio.

Ciudadanía sin efecto retroactivo a los que contrajeran matrimonio sin connubium, y a sus hijos, cuando uno de los contrayentes creía al otro ciudadano a o latino.


Por concecion de la Autoridad Publica


El la República la autoridad facultada eran los comicios, en el Imperio, el emperador. La ciudadanía adquirida de esta manera tenia restringidos los derechos de ius publicum, por lo que se denomina por algunos ciudadanía sine sufragii. Por regla general, era una concecion en favor de comunidades completas o de categorías de personas.


Constitución de Antonino Caracalla


En el año 212 dC. El emperador Antonino Caracalla, mediante una edicta otorgó la ciudadanía romana a todos los hombres libres del imperio, excepto los dedictitios. Entre las razones para su dictación estaría la de aumentar el rendimiento de los impuestos que afectaban solo a los ciudadanos romanos.

Esta constitución habría puesto término a todas las diferencias existentes entre ciudadanos, latinos y peregrinos que habitaban el Imperio.


Perdida de la ciudadanía Romana


Por todas las causales de caída en esclavitud
Los ciudadanos romanos que en virtud de un plebiscito o lex, era enviados a un colonia en el Lacio, adquiriendo el status de latino coloniarii.
Por sufrir capitis diminutio maxima o media
Por el efecto de ciertas condenas como la interdictio aquae et ignis, decreto por el cual se prohíbe retornar a Roma al condenado por delito capital que antes de sufrir la condena prefiere autoexiliarse. El la época imperial, las penas de deportatio in insulam y de trabajos forzados y perpetuos en obras publicas, se pierde la ciudadanía y se queda en condición de dedictitio.

Por Dicatio, el civis abandona por su voluntad la patria para hacerse ciudadano de una ciudad extranjera. De lo anterior se desprendenten los Derechos de Peregrinos y Latinos



Controversia sobre el status civitatis


En caso de discusión sobre el status de ciudadanía que correspondía a un determinado hombre libre, no daba lugar a un pleito ordinario, era un trámite administrativo. En el Imperio la usurpación del titulo de ciudadano se castigaba con la muerte.


Status1.jpg